La historia real del náufrago Salvador Alvarenga y Ezequiel Cordova.

salvador alvarenga

La historia de sobrevivencia de José Salvador Alvarenga Ayala, un pescador de origen humilde originario del Salvador nacido específicamente en Garita Palmera .

Es esta historia sorprendente de sobrevivencia a un nivel extremo, este hombre pasó nada menos que 438 días de naufragio en alta mar, 14 meses sin tocar tierra, esto ocurrió no sobre una gran barcaza si no que solo en su simple Lancha llamada quizá por el destino incierto “Titanic”.

Para contextualizar José tuvo que migrar del Salvador hacia México por problemas diversos, en Costa Azul México comenzó a trabajar nuevamente en la pesca y ascendiendo poco a poco en este rubro es que llegó a ser Tiburonero, trabajo que tiene dentro de sus funciones trasladarse más de 200 kilómetros mar adentro pasar 3 dias y 3 noches pescando tiburones y pescados de los cuales pueden pesar entre 100 a 150 Kilos y pudiendo medir hasta 3 metros de largo.

El dia Sabado 17 de Noviembre del 2012 junto a su compañero de años de pesca el llamado “Rey Pérez” quien Alvarenga describe como un buen compañero de trabajo quienes sabían claramente sus funciones mientras Alvarenga operaba como Capitán de la Lancha, Rey debía encarnar, cortar pescado preparar Líneas entre otras cosas.

Este día zarparon desde Costa Azul por 6 horas esperando llegar a una zona que tenían certeza que la pesca sería buena, así fue como después de la pesca esa madrugada volvieron Costa azul para reaprovisionar y volver a zarpar,  es en este momento en que Rey le indica a Alvarenga que debe ir a firmar unos papeles al pueblo y que a las 11 estaría de vuelta para salir a pescar nuevamente.

Alvarenga se da cuenta que Rey no vuelve y logra conseguir que un chico de 22 años lo acompañara para no perder su racha de buena pesca, este joven era “Ezequiel Córdova” los cuales no se conocían mucho solo pocas veces compartieron.

Antes de volver a salir el dueño de las lanchas le informa que está por llegar a la zona la tormenta llamada “La del Norte” y que debían tener cuidado.

Fue un viaje de pesca muy extremo por las condiciones del clima, tan grave era la situación que Alvarenga debía botar al mar varios kilos de pescado que era su botín de pesca, si no lo hacía se hundiría, las olas eran muy grandes y continuas, es en esto que deciden volver a tierra y es a poco andar que se dan cuenta que su GPS se estropeo con el exceso de agua y unos 10 kilometros adelante es que sus motores dejan de funcionar inesperadamente, desesperado Alvarenga intenta dar vida nuevamente a sus motores hasta el punto de lesionar sus manos al tirar en reiteradas ocasiones el partidor del motor.

Solo quedaba una opción llamar por radio a Willy (Dueño de las Lanchas) y pedir ayuda, es en este acto cuando informa la situación pero una gran ola impacta la lancha perdiendo la radio, colchas, mantas incluso al joven Ezequiel a quien Alvarenga logra rescatar y subir nuevamente a la lancha, pero era tan desagradable y desesperante la situación que el Joven expresa la siguiente frase a Alvarenga:

-“Debiste dejar que muriera ahogado!, ahora no tendría que estar sufriendo!!”-

Con esto se organiza un rescate donde Rey es uno de los voluntarios, aún sin mas no logran ubicar la lancha ni con el apoyo de las autoridades.

Alvarenga y Ezequiel siguen lidiando con la lluvia que duró una semana hasta que llegó el amado y odiado sol se esconden en una hielera donde apenas cabían los dos y aun no tenían agua ni comida y con esto llegaron los dolores corporales quemaduras del sol y aquel sentimiento de estrés y hundida emocionalidad.

Se dieron cuenta que había mucha actividad de peces alrededor de su lancha pero no tenían un anzuelo para pescar fue así como Alvarenga perfeccionó su técnica para atrapar los peces con sus manos y poder alimentarse escasamente, él expresa en sus entrevistas:

– “De los pescados comía sus tripas, sus ojos todo todo. no sabía cuando podría atrapar otro”-

Para sobrevivir Alvarenga bebía la sangre de una tortuga que alguna vez logró capturar, sangre de pájaro y pescados, acto que su joven compañero no hacía por asco.

                                                                                                                                                                                                            (Imagen de referencia)

unas dos semanas después de la tragedia llovio quiza por unos 10 minutos y 7 dias despues  volvio la bendición de la lluvia, con esto lograron almacenar botellas plásticas con agua de la cual racionaban para extender su duración.

Para lograr pasar el tiempo imaginaban que estaban en otro lugar y que Alvarenga debía comprar a la tienda o juegos para pasar el rato, por las noches contar las estrellas era su salida a la situación, pero todo tiene su límite y esto ya no estaba ayudando mucho.

Para el Joven Ezequiel quien tenía sus ánimos por el suelo y la mala dieta que mantenían un dia comio un pajaro que no se dio cuenta estaba envenenado, estaba verde por dentro, lograron identificar que el ave se alimentó anteriormente de una culebra la cual la infecto, esto hizo que Ezequiel en los siguientes días no quisiera comer nada, vomitara mucho, se golpeaba contra la lancha intentando hacerse daño y morir, su compañero intentaba darle ánimos pero después de 118 días en el mar y a casi 5000 Kilómetros de las costas de México el Joven Ezequiel falleció por hambre, por sed por estrés lo más seguro, es lo que asegura Alvarenga.

El joven estuvo muerto 6 días sobre la lancha en la cual Alvarenga le conversaba como en el dia a dia o insistía en preguntarle qué se siente la muerte, pero se dio cuenta que esto no era muy sano y decidió lanzar el cuerpo al agua.

Alvarenga siguió con su viaje no controlado por el mar, la soledad era muy difícil a momentos e intentó suicidarse en ocasiones lanzándose al mar esperando que un tiburón lo atacara pero esto nunca paso y se arrepentía volviendo nuevamente a la lancha y continuar con todo, siguió vivo con su dieta de peces, pájaros y lo que lograra atrapar y así pasó otros 300 días aproximadamente.

un día comenzó a divisar a lo lejos luces las cuales vio durante varios días y con el temor de que su lancha pasara de largo no pudo hacer nada, hasta que al despertar logro ver muchos pájaros, costa y árboles pero aún estaba muy lejos y decidió comer una de las muchas aves que se posaban en la lancha y decidió dormir, su sorpresa al despertar fue estar solo a pocos metros de la costa, tomo su cuchillo y se lanzó el agua le llegaba sólo hasta la cintura logró llegar a duras penas hasta la arena seca y se desmayó.Al Fin su desgarradora experiencia de supervivencia había terminado, llegó a una pequeña isla que es parte de Ebon de las islas Marshall entre Australia y Hawai y logró encontrar a una pareja de aldeanos del lugar quienes lo ayudaron.

Una vez que Alvarenga fue llevado a la capital de las Islas Marshall todo fue muy disperso, el acoso de la prensa fue impactante para él quien solo quería recuperarse y estar con su familia pero esto era imposible, la poca delicadeza de la prensa ya a ese punto de nivel internacional era abrumadora.

Después de su recuperación debió cumplir la promesa que se hicieron con Ezequiel si uno de los dos sobrevivió debía visitar a la familia del otro, y así fue como tuvo que entregar la desgarradora historia a la madre de Ezequiel a quien no pudo identificar en que pais quedo atrás su hijo.

Aún queda mucha más historia y anécdotas de José Salvador Alvarenga, situaciones de su pasado que llegaron a la visión pública, una posible demanda de la familia de Ezequiel quienes lo acusaron de haberse comido al Joven y un sin fin de situaciones que cambiaron su vida totalmente después de sus 438 días sobre el mar.

Si te gusto esta historia existe mucha más información en la red de este Naufrago que logró sobrevivir a lo Imposible.

      

 

(Visited 209 times, 1 visits today)